Extorsiones

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR UNA EXTORSIÓN:

Mantenga un bajo perfil financiero, informe claramente a la familia y círculos cercanos sobre los peligros de divulgar información  vía oral, escrita o telefónica, acerca de la familia.  Aprenda a detectar llamadas sospechosas en las que le preguntan: “¿ A dónde llamo ?”, responda: “¿a dónde quiere llamar?”, no debe identificarse usted o su persona ni su casa; si le preguntan por un nombre que no corresponda a su familia solamente diga se equivocó y cuelgue, no caiga en la trampa  que se ha ganado un viaje, una rifa etc, y que necesitan sus datos.  Las llamadas de extorsión se identifican en la primera oración, normalmente se inician con: “oí bien lo que te voy a decir” o alguna oración similar. No escuche, corte la comunicación inmediatamente y desconecte su teléfono, ya que si usted escucha la amenaza del delincuente, éste logrará su propósito de intimidarlo y sembrar el pánico en usted.
 

HAY DOS MODALIDADES DE EXTORSIÓN:

Las hechas al azar, en las que si usted la escucha le dirán algo como “ya sé de tu familia, te tengo controlado,” pero no le darán información precisa, y el otro tipo en la que los delincuentes si han hecho investigaciones y normalmente la ejecutan personas que le conocen, en éstas le darán datos precisos sobre su familia, hijos, etc. En ambos casos debe de avisar a las autoridades para que lleven a cabo las investigaciones pertinentes.

 

Al recibir una llamada en los teléfonos de su casa o celular, en el instante en que le hablen en forma violenta para intimidarlo (a), cuelgue el teléfono y desconéctelo o apáguelo inmediatamente.  Informe a los miembros de su familia y personas que trabajen en su casa para que nadie conteste el teléfono en las siguientes 24 horas, sólo conteste su celular si la llaman de un número que usted pueda identificar. La mayoría de extorsiones son hechas al azar, muchas veces usando la guía telefónica y desde las cárceles del país. La mejor manera de no dejarse intimidar es  no escuchando a los extorsionadores. Si ellos no logran su objetivo fácilmente, es seguro que buscarán otra víctima.