Cambio Generacional

Articulo De Prensa Libre/ A contraluz/ Haroldo Shetemul/ Mayo 2009

LA REACCIÓN DE ALGUNOS SECTORES hacia el movimiento juvenil conformado a raíz de la divulgación del video grabado por el extinto abogado Rodrigo Rosenberg me recuerda la forma en que fueron tratadas las integrantes de Madres Angustiadas en el momento de su surgimiento. Cuando el 10 de mayo de 1996 se dio a conocer esa agrupación femenina, algunos la vieron con recelo, mientras que otros no disimulaban una sonrisa sarcástica. Se referían a ellas como las burguesitas y la gente popof que, como no tenían nada que hacer, se divertían con su nuevo juguete. Hasta entonces, la escena de participación social y política había estado dominada por la izquierda y, por supuesto, la incursión de activistas de una clase social diferente le resultaba incómoda.

A DIFERENCIA de la actitud contestataria de las agrupaciones de izquierda, Madres Angustiadas había surgido a partir de una necesidad apremiante: el secuestro que afectaba a miles de familias guatemaltecas. El dolor de perder a un ser querido las hizo movilizarse. Pero su labor no se quedó en eso, ya que han incidido en políticas públicas en materia de seguridad, le han dado acompañamiento a víctimas de secuestros, han propuesto iniciativas de ley y campañas cívicas. Adela Torrebiarte, una de las fundadoras de ese grupo, llegó a ser ministra de Gobernación. Ahora, ya nadie se ríe de ellas porque han demostrado su temple y su valiosa contribución al país.

LA INDIGNACIÓN popular que causaron las revelaciones de Rosenberg se convirtió en un motor muy fuerte que movió a miles de jóvenes que antes solo se interesaban por enviar mensajitos o pasar largas horas navegando en Internet. Por medio de redes sociales, como Facebook, Twitter y Hi5, convocaron a manifestaciones y se lanzaron a las calles. Por supuesto, hubo sectores de la derecha radical que trataron de instrumentalizarlos, pero afortunadamente no lograron sus propósitos desestabilizadores. Esta nueva generación fue fundamental para presionar por la aprobación de la Ley de Comisiones de Postulación que busca la transparencia en la elección de magistrados en el Organismo Judicial.

ALGUNOS SECTORES se han mofado de esta participación por considerar que se trata de los junior de la zona 14 o de los burguesitos de la Marro. No creo que sea el momento de descalificar a un movimiento emergente que comienza a participar en acciones políticas. Más bien debería ser objeto de un estudio sociológico de cómo la criminalidad que amenaza a todos los guatemaltecos ha arrojado a estos jóvenes a la calle para demandar algo tan elemental como justicia y respeto a la vida.

LA PROTESTA CALLEJERA que antes estaba monopolizada por la izquierda tiene ahora nuevos actores. Esa izquierda, que se ha quedado anquilosada en posiciones clasistas y anti-mercado, no ha entendido los cambios sociales y por eso nunca ha logrado comprender la necesidad de enarbolar la bandera contra la inseguridad. Esa es una lucha reivindicativa que le ha ganado la derecha en buena lid y que permite visualizar un cambio generacional y de participación de masas. Por eso es inaudito que se les comience a reprimir con seguimiento de vehículos y toma de fotografías contra sus dirigentes. En lugar de intimidar a estos jóvenes, el Gobierno debería utilizar esos recursos para combatir la delincuencia. Esta es una generación que nace a la política y merece nuestro respeto y respaldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *